Receta de arroz con azafrán y pollo

El arroz es la pareja inseparable del azafrán en España. Hoy no vamos a hacer la paella valenciana original, si no que cocinaremos un delicioso arroz con azafrán y pollo, que nos quedará sabroso y con un color dorado magnífico, gracias al azafrán de gran calidad que usaremos. El pollo lo usaremos con la piel, que nos quedará crujiente, dándole un toque especial a la receta.

Tengo que confesarte que este plato es un fijo en mi casa los domingos. Y me consta que mi familia está esperando el final de la semana para devorar su correspondiente plato de arroz con pollo sazonado con unas fantásticas hebras de azafrán de La Mancha.

 

Receta de arroz con azafran y pollo

 

Yo prefiero usar muslos de pollo, en lugar de pechuga, pues son mucho más sabrosos. Además, ¡Son baratísimos! Y ya que ahorramos en la carne, permítete gastar algo más en un azafrán de calidad. Un bote de 5 gramos te puede durar bastante tiempo y créeme que notarás el cambio entre un azafrán de buena calidad y un sucedáneo. ¡Este plato no se merece que le pongas colorante alimentario!

A los fogones.

Ingredientes para 4 personas

8 muslitos de pollo, con su piel incluida
Media cebolla pequeña
3 dientes de ajos medianos
200 gramos de arroz (en mi casa siempre lo hemos medido por puñaditos, 2 por persona, jejeje)
Medio litro de caldo de pollo (preferiblemente casero, si no es posible, Aneto es tu amigo)
Entre 0,5 y 1 gramo de azafrán de calidad
50g de guisantes
Un chorrito de AOVE
Sal y pimienta

Carmencita Azafrán Hebra - 1 Lata
  • Contiene azafrán en hebra de calidad superior
  • 100% Natural
  • Sin gluten

Paso a paso – ¡No olvides el azafrán!

1. Pon tu horno a precalentar a 180 grados y empieza a calentar una cucharada de AOVE en la sartén más grande que tengas, que sea apta para horno. Yo he usado una Calphalon de 28cm, perfecta para esta receta.

 

Pollo crujiente

 

2. Seca bien los muslos y retira el exceso de piel y grasa. Salpimiéntalos y cocínalos con el aceite bien caliente (vigila que no empiece a humear). 4 minutos por lado o hasta que veas que la piel está bien dorada y crujiente.

3. Retira los muslos y el exceso de grasa, aunque deja un poquito que nos dará sabor. El equivalente a un par de cucharaditas.

4. Añade la cebolla picada muy fina y póchala durante 5 minutos a fuego medio, o hasta que se vea que empieza a cambiar de color. Añade el ajo cortado en rodajas y sofríe durante un minuto más, cuidando de que no se queme.

5. Agrega el arroz y remueve todo durante algo más de un minuto para que se mezclen todos los sabores.

 

Arroz rehogado con cebolla

 

6. Ten previamente caliente el caldo de pollo, que irás añadiendo junto con los guisantes y sal al gusto.

7. Pon el fuego casi al mínimo, pero que haga chup chup.

8. Es la hora de incluir lo que diferenciará tu plato de otros similares: Añade el azafrán y observa cómo poco a poco va liberando su poder colorante y su aroma. Remueve de nuevo para que el azafrán llegue a todo el arroz.

 

Azafran y arroz

 

9. Añade los muslitos de pollo con la piel para arriba. Fíjate bien en ésto último, porque si no lo haces así, la piel no te quedará crujiente. No queremos que eso pase, ¿verdad?

 

Arroz con azafran y pollo

 

10. Ha llegado el momento de introducir la sartén en el horno y dejar que se cocine durante 35 minutos sin tapa. Si ves que el caldo se consume muy rápido, ve añadiendo muy poco a poco.

11. Pasado el tiempo indicado, saca la sartén del horno y deja reposar 5 minutos antes de servir.

 

Arroz con azafran y pollo

 

Ponte las botas con este delicioso plato. Podrás comprobar lo que unas pocas hebras de azafrán pueden hacer con un plato tan sencillo como este.

¡Disfruta de tu arroz con azafrán y pollo!

 

Arroz con azafran y pollo

Carmencita Azafrán Hebra - 1 Lata
  • Contiene azafrán en hebra de calidad superior
  • 100% Natural
  • Sin gluten

Deja un comentario